BLOG

Cambio y democracia, los Issues de la oposición.

Actualizado: 20 de may de 2020

Javier Sánchez Galicia


Dos temas pilares en una campaña de oposición son Cambio y Democracia. Estos issues sirven para polarizar al electorado y son la base para construir el eje rector de una campaña competitiva.

La aspiración de cambio se manifiesta en la creciente población de electores jóvenes, característica del elector volátil: conectado, informado y crítico. El cambio es un tema que ha cobrado importancia en los últimos años, particularmente en los partidos de oposición que han sabido canalizar el creciente sentimiento antisistema que invade América Latina.

Tiene tres modalidades:

a. Busca lo nuevo, lo diferente. Aquí se palpa el deseo de los electores de participar, particularmente en decisiones de gran trascendencia, hacer historia e imponerse a la continuidad y a la inercia.

b. Cambio justiciero. Sintetiza la capacidad real del elector de otorgarle una oportunidad de tomar el poder a los partidos de oposición al sistema, o bien, a candidaturas independientes.

c. Cambio significa que pierda el sistema. Esta aspiración es retomada por electores que quieren ver derrotado al partido en el poder, al que ubican como “la causa de los males” que padece la demarcación en la que compiten.

Actitud política.

El comportamiento del mercado electoral en América latina y sus razones de voto están definidos por diversos factores. Uno de los más relevantes se refiere a la actitud política. Molestos por el deterioro de la economía que resienten día a día, los electores reaccionan en contra de la clase política que se enriquece a costa del esfuerzos de los ciudadanos. El rechazo a la clase política es una constante; la lealtad partidista, una excepción.

Esta ausencia de pertenencia, disgusto, falta de representación y rechazo a los partidos políticos se le conoce también como desafección política (Campillo, 2016). Es un desapego al régimen y a su sistema de representación que alcanza un polo negativo definido por una hostilidad completa hacia el sistema político. Entre los síntomas más importantes que reflejaron el ánimo de los electores encontramos: ineficacia, disconformidad, cinismo, separación, alejamiento, impotencia, frustración, rechazo, hostilidad y alienación.

En pasados procesos electorales, este sentimiento se traducía en un voto de castigo. Las últimas elecciones no reflejan sólo descontento, es algo más profundo. El descontento supone la insatisfacción por los rendimientos negativos de un régimen o de sus dirigentes ante su incapacidad para resolver problemas básicos. El descontento no suele afectar la legitimidad democrática y es, sobre todo, coyuntural. Depende de los vaivenes de una opinión pública vinc